sábado, 27 de octubre de 2012

Escribir por escribir

Decía Einstein que "en tiempos de crisis la imaginación es más efectiva que el intelecto". Quizá sea ésa la razón por la que llevo unos meses dejándola volar y planteándome alternativas. Hace un año ni se me pasaba por la cabeza hacer un posgrado; sólo con estudiar la oposición cada dos años tenía cubiertas mis expectativas de eterna estudiante. Sin embargo, ahora tengo ganas de hacer alguno.
Con la escritura me pasa algo parecido. Siempre he hecho mis pinitos, pero nunca de forma organizada. Hasta ahora, todo lo que he escrito ha sido por impulsos. Cualquier cuento, artículo o incluso entrada del blog han sido fruto de una fiebre de inspiración que he necesitado plasmar en el papel con urgencia. Nunca he llevado el típico cuadernillo de notas que veo en muchos escritores; un cuaderno donde apuntar observaciones o ideas a las que luego van dando forma en su proyecto de obra. Soy un desastre en ese sentido. A mí, cuando me da, me da: empiezo a escribir y necesito hacerlo de un tirón, aunque acabe a las tres de la madrugada con un bebé que me despertará pocas horas después. Por eso todo lo que he escrito hasta ahora es breve. Soy incapaz de enfrentarme a una novela. Creo que en la escritura soy igual de bulímica que en la lectura. Voy a atracones que no puedo detener. Pero la crisis me está haciendo cambiar en esto también. Ahora que estoy parada, en los momentos que me deja mi terremoto, estoy imponiéndome el escribir como tarea.
Empezó como un juego literario, incluso como un reto: un concurso encontrado en la red con unas bases muy restrictivas y un suculento premio. A partir de ahí, le estoy cogiendo gustillo a esto de enfrentarme al folio en blanco. Me siento bien escribiendo; siempre me he sentido bien, pero ahora disfruto incluso sin saber sobre lo que voy a escribir, sin ese efecto catártico que siempre tenían todos mis escritos. Ya no escribo sólo por urgencia. Ahora también escribo por escribir. Y me encanta.


6 comentarios:

  1. Di que si Marisa, deja salir lo qué guarda tu cabecita y quien sabe si dentro de«poco» te vemos firmando best sellers!!! Ya sabes que la ilusión es lo último qué se pierde. Muaks!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje. Con que me leais vosotros estoy más que feliz. Lo otro ya... jajajaja. De ilusión también se vive, sí. ;) Besos.

      Eliminar
  2. Ánimo con esos proyectos!! tanto el del posgrado como la escritura son buenísimas ideas... Y a ver si nos dejas leer esas nuevas creaciones. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, nene. Un beso fuerte para los dos.

      Eliminar
  3. Marisa, te admiro. Sé, viendo como fluye y zigzaguea tu prosa, que lo que te propongas será bueno estilísticamente y tendrá la gotas de esencia que en toda criatura literaria instila el alma / tu alma, aunque ahora lo que necesitas es darle una formalización más corporea a esa "inventio" que te revisita de manera tan asidua y prolífica, con el fin de urdir una trama que mantenga hipnotizados a tus lectores hasta las últimas líneas expiratorias del relato, donde se difuminan las identidades de tu yo y del yo que has creado para que el lector reformule su yo.

    Yo, por lo que he podido inferir de las líneas que te retratan una vez más en el devenir de los días, veo que ejecutas la praxis de la escritura como yo lo solía hacer y lo sigo haciendo, es decir, del golpe, del tirón. No obstante, permíteme que te de un consejo -siempre desde mis limitaciones-: si vas a engendrar un proyecto novelesco procura conjugar los dos modos, o sea, aprovecha los tirones de advenimiento inspiratorio con los pertinentes descansos, aunque verás -llegado el momento- que son los personajes los que te llevan a ti y te dicen por donde quieren transitar para uno u otro fin. Recuerdo, aunque sea con cierta nostalgia, como fragué mi novela, y las últimas 80 páginas la escribí, durante una semana, en periodos comprendidos entre las 12 de la noche y las 5 de la madrugada. Se puede llegar a peder la noción de la realidad (vives sumergido en una realidad paralela).La noche es la depuración del día que tengas suerte, porque nuestro apoyo siempre lo tendrás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Miguel Ángel. Viniendo de un crítico y poeta como tú, tus palabras son el mejor de los halagos.
      Intentaré seguir tu consejo en el futuro; aunque aún no me veo capacitada para escribir una novela.
      Un abrazo.

      Eliminar